La magia de subir en bicicleta a los Lagos de Covadonga (abril de 2008)


Uno percibe como una especie de magia flotando en el ambiente en lugares como el Real Sitio de Covadonga. Vamos, el entorno de la Basílica de Santa María la Real de Covadonga, la vetusta Real Colegiata de San Fernando y la vecina Santa Cueva. Lugares únicos de peso histórico, de colores de intensas tonalidades que ganan con esa melancólica e intrigante lluvia que muy a menudo provoca esas particulares cortinas de neblina. Lugares que son manantiales de una fuerza y de una energía que quizá sólo sean el eco del peso de los siglos. Un entorno tan cerca del océano y sin embargo, y también, tan cerca del cielo gracias a todas esas moles pétreas que surgen de las profundidades de la tierra, empezando por el Monte Auseva. Todo eso y más se reflexiona cuando uno afronta esa placentera letanía de ascender los Lagos de Covadonga en bicicleta. Un sueño de niñez, alimentado por las gestas del deporte que uno más ama, convertido en un reto de madurez y derivado hacia una peregrinación en pos de una plenitud absoluta y firme. No hay mejor excusa que aprovechar la marcha que organizan cada año las buenas gentes del Club Ciclista Navastur, con la ascensión a los Lagos de Covadonga como plato fuerte, en Cangas de Onís. Esos ya míticos 14 kilómetros que debutaron en el ciclismo profesional en 1983 gracias a una Vuelta que se aferró a sus rampas para evolucionar, madurar y crecer. Un puerto que, parece, ha perdido en dureza con el paso de los años y la aparición de otros colosos tipo Angliru. Pero los Lagos, siempre, serán los Lagos. Y buena parte del misticismo épico del ciclismo permanecerá, como un espíritu que vaga libre, esparcido entre ese hilo de asfalto que separa la basílica y las superficies acuosas de Enol y La Ercina. Aunque existe una tercera...

La AS-262 nos trae desde la carretera general que une Cangas de Onís y Arena de Cabrales, la AS-114, durante un extraño llaneo en el que los alojamientos hoteleros, señal de la trasdencencia turística del destino, se agolpan de forma periódica en los laterales de la carrera en torno a los poblados de La Riera de Covadonga y Muñigo. La carretera, paralela a las envalentonadas aguas del río Covadonga, ya comienza a picar hacia arriba cuando, a nuestra derecha, en lo alto, en un entorno de exhuberante vegetación en el que se intuye la verticalidad del reto, emerge la Basílica. Enfrente, una moderna rotonda pone en orden el asunto: por aquí, al templo; por acá, a un aparcamiento; y en esa estrecha carretera que envida la ladera de la montaña, la CO-4. La autopista hasta el cielo. El camino de la redención. Llega un momento que, enfrascado en negociar con unas pendientes que tutean con asiduidad el 10%, puede olvidarse el reto último y verdadero de mezclarse con el entorno, una comunión perseguida con un paraje digno de parque nacional, como de hecho es desde 1918. Es cuestión de amoldarse al ritmo y acostumbrarse a que nuestro aliento se funda con el trino de los pájaros y el caer de los torrentes. Una ruta nacida por y para la labor minera. Ese y  no otro es el origen de tan mítico puerto. Y de golpe, ¡zas!, alcanzamos el Mirador de los Canónigos y el mito se ha transformado en una engañosa rutina llevadera. No hay que confiarse en la ascensión a los Lagos de Covadonga, porque pronto llega La Huesera, la mediática casi recta, colgada en la ladera a más de 700 metros sobre el nivel del mar en la que abandonamos los bosques de robles, tilos, abedules, castaños, nogales y demás. Entramos en el terreno de los verde prados de pastoreo con pendientes que se sitúan en el 15%. Los gemelos sienten cómo al asfalto le crecen una garras invisibles y se aferra a ellos. A los pulmones, en un reino del aire fresco, le falta el aliento. Al fondo se intuye el final de la rampa, pero la mirada se pierde siguiendo el trazado de la carretera, que zigzaguea y cambia de ladera y abofetea el ánimo: "¡Hasta allí tengo que llegar!". Es el precio que tienen ascender en bici a los Lagos. Un anticipo de la recompensa llega desde las cunetas, en las que buenos amigos nos transmiten sus ánimos y sus fuerzas.

Lagos de Covadonga. Ubicación geográfica, próxima a Cangas de Onís, cercana al Cantábrico y los Picos de Europa [Mapas de ViaMichelin].

El verdadero Mirador de la Reina llega tras un descansito de un kilómetro en el que la pendiente baja hasta "sólo" un 7%, un respiro cuando vienes de afrontar tres mil metros muy por encima del 10%. Pero en ese curveo del Mirador vuelven los dos dígitos, la niebla suele crecer en espesor e intensidad y el esfuerzo individual se tiñe con un halo de misticismo que sólo es alimentado por un "venga, que lo peor pasó". Cierto es, pasó lo peor. Pero lo que queda, pese a un par de descansillos agradecidos, no es que sea un paseo entre montañas. Aún quedarán sus buenas rampas del 12% y el 13% y las fuerzas estarán justas. Y como todo tiene su fin, parafraseando a Los Módulos o los Medina Azahara, llega un momento en el que la carretera dibuja una pequeña curva hacia la izquierda y a la derecha un solitario árbol anticipa la masa acuosa del Lago de Enol. Es un momento único, mágico. El pago a todos los esfuerzos. Un leve descenso, que puede resultar peligroso con el firme mojado o húmedo, nos impulsa hacia el aparcamiento que, antes de vislumbrar el lago de La Ercina y tras una última rampa que devoraremos impelidos por la moral recobrada, acoge el final de la marcha y todas las infraestructuras que mueve. Un gran lugar para fraguar un vínculo cicloturista con un bravo aragonés vestido con los colores del Zarabici que, poco antes que yo, sometió la subida. Y un gran lugar para comprender de los fuertes lazos de este deporte cuando un compañero del anterior, completada la marcha, deshizo el camino para tirar de él en esos dificiles momentos en los que la moral está más cerca de arrojar la toalla que de fruncir el ceño e intensificar la frecuencia de pedaleo.

Esto sucedió el 17 de mayo de 2008 y en cubrir los 112 kilómetros del recorrido empleamos 6 horas 51 minutos y 38 segundos. Fuimos, de hecho, los últimos: el primero nos sacó más de tres horas y media. Sólo en subir los Lagos empleamos 2 horas, 8 minutos, 11 segundos. Un mundo. Pero será inolvidable esa experiencia de llegar a la rotonda donde arranca la carretera, aplaudido por numerosos turistas y familiares. Devorar los primeros kilómetros, alcanzar La Huesera y sus rampas del 15%, comprobar para nuestra desgracia que se hacen más llevaderas que las del Mirador de la Reina. Desesperar viendo los pretiles, a veces de piedra, a veces de madera, de una carretera que se cuelga en la ladera, intimado por unas montañas que se dejan ver a medias en un nublado día de lluvias intermitentes. Hablar de los Lagos de Covadonga como destino turístico es una obviedad. Una zona de gran valor medioambiental, corazón moral del Parque Nacional de los Picos de Europa y portador de algunas de las más grandes instantáneas fotográficas de toda la Cordillera Cantábrica. En esta ocasión, la idea es exponer otra forma de disfrutar de la zona e imitar a Pelayo en su faceta conquistadora. Como la vivencia fue sobre la bici, apenas existen fotos y las que presiden esta entrada son de la propia web de la marcha, de los amigos de argazkimartxa.com y del gran Gamisevic, José Manuel, por esas fotos en La Huesera. Gracias sinceras por su colaboración en esta pequeña aventura asturiana con final feliz, regada con sidra y labrada con muchísimo sudor y alguna que otra lágrima.

Altimetría de la ascensión a los Lagos de Covadonga. Este completísimo y útil gráfico aparece en este blog con el visto bueno de sus autores: Ander Guaza y Juanto Uribarri. Estos ávidos cicloturistas y amantes de las cuestas son los promotores de la magnífica web de Altimetrias.com. Para cualquier consulta, pónganse en contacto con ellos a través de los correos electrónicos que podrán encontrar en su página.

Nos acercamos al inicio de la subida, que coincide con el desvío a los accesos hacia la Colegiata de Covadonga y la cueva donde descansa la imagen de la Santina.

La gente se vuelca con los asistentes a la marcha.

La Santa Cueva, la gruta donde descansan la talla de la Virgen de Covadonga(en su respectiva capilla, una construcción del siglo XIX) y los restos de don Pelayo, primer monarca del Reino Astur.

A los pies de la gruta, un pequeño estanque que nace de la acumulación de las aguas aportadas por unos manantiales. Se dice, qué típico y qué común a otros muchos espacios así, que las chicas que beban agua de una fuente con siete caños anexa y tiren de espaldas una moneda al laguito se casarán antes de un año. ¿Se incluyen las que no tienen pareja?

Comenzamos a afrontar La Huesera, la parte más mitificada de la ascensión.

Según llegamos a La Huesera se intuye automáticamente la dureza de sus pendientes. ¡Hasta un 15%!

¡Cómo duelen las piernas!

El calor de los amigos en los momentos de esfuerzo máximo es un gran aliciente para seguir adelante.





En el punto bajo del valle intuímos la Basílica de Santa María la Real y la Colegiata. ¡Menudas vistas desde las alturas! La climatología a veces regala magníficas treguas.

Nada como un poco de altura para hacerse a la idea de lo que es La Huesera. Cicloturistas retorciéndose.

Hermoso entorno paisajístico el de esta subida.

De camino al Mirador de la Reina, otra zona dura de la subida.

Las neblinas de las nubes bajas, habituales inquilinas de estos pagos.

La penúltima gran rampa, la última antes de llegar al primero de los lagos.

Cabras a su libre albedrío en la parte final de la subida a los lagos, donde se aprovechan de sus pastos durante la primavera y el verano.

Bajadita muy empinada junto al lago de Enol. Menuda puñeta cuando se afronta en sentido Cangas, con la mente en un largo descenso. ¡Toma repecho! Aquí resulta interesante este completo mapita con todos los nombres, picos y denominaciones.

El lago de Enol, a 1.070 metros sobre el nivel del mar. Es el más grande de los dos fijos (porque, como se ha señalado más arriba, hay un tercero que es estacional: El Bricial). Sobre él, hacia ese lado, emerge una montaña de curioso nombre: la Porra de Enol.

Lago de Enol. Alguien del mundillo ciclista bromeó, e instauró una confusión, con la denominación "Lago de Hinault". El galo nunca ganó en Covadonga, aunque venció la primera Vuelta que ascendió a esta cumbre. ¿Será por eso?

El lago de Enol, a los pies del pico Porra de Enol (1.279 metros).

La zona de meta de la marcha, ubicada en uno de los aparcamientos existentes en la zona alta, en las cercanías del mirador del Príncipe. Nos movemos a unos 1.100 metros sobre el nivel del mar.

De camino al lago de la Ercina, gran vista sobre el lago de Enol, con el Cerro Sohornín (1.192 metros) cubriéndole las espaldas.

Lago de la Ercina, o de Ercina, condicionado "estéticamente" por la mina de la Buferrera que estuvo en servicio hasta 1979.

Lago de Ercina. A 1.108 metros sobre el nivel del mar. A menos de 500 metros del lago de Enol.

Primera subida de la Vuelta a España a los Lagos de Covadonga, una cumbre a la que se aferró en su modernidad, allá por 1983. Arqueología televisiva estrenada por Marino Lejarreta en una 13.ª etapa que, partiendo de Aguilar de Campoo, contó con 188 kilómetros.


Segunda subida de la Vuelta a los Lagos de Covadonga, un año después. En 1984 venció el alemán Reimond Dietzen.


Magnífico vídeo 'on board' de mmleon. Gran calida para saber qué se siente, más o menos, metido en faena:

5 comentarios:

  1. Que valles, que lago, que postales maravillosas. Me he enamorado de este lugar!

    ResponderEliminar
  2. hola me gustaria saber donde tengo que empezar los lagos y donde terminarlos

    ResponderEliminar
  3. me han dicho que se empiezan en cangas pero no se donde terminan gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola, Conchi. Discúlpame pero tu consulta es, cuanto menos, sorprendente, jeje. Lo digo porque cualquier mapa, online u offline, te resuelve esas cuestiones de un vistazo.

    La carretera que conduce a los Lagos parte, efectivamente, de las afueras de Cangas de Onís. Y está perfectamente indicado. Síguela. Y cuando llegues a la rotonda de la Basílica de Covadonga, zona de llaneo y repechillos, verás qué carretera tienes que coger. Está indicado, además. ¿Dónde termina? Pues no te preocupes, que el asfalto se acaba cuando llegues al final.

    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Subir los Lagos en bici en verano es un auténtico peligro. La compañía ALSA, encargada de subir turistas, se ha hecho dueña y señora de la carretera. Sus conductores suben y bajan a toda pastilla por el centro de la misma. Algunos son legales, pero a otros se ve que les estorban las bicis y te pasan rozando a toda velocidad, incluso hacen sonar el claxon a tu lado, unos impresentables que les importa un bledo tu vida.

    ResponderEliminar