Caspe.


Caspe. Ubicación geográfica de esta población aragonesa del oriente de la provincia de Zaragoza, en las cercanías del río Ebro. Una población de la que sorprenden muchas cosas, pero una de ellas es que se trate de la que posee el cuarto término municipal más grande de toda su comunidad autónoma. Otra puede ser su origen legendario a manos de un nieto de Noé. Una urbe con mucha historia ya desde tiempo de íberos (concretamente sedetanos) y romanos (de donde deriva su gentilio: caspolinos) y, desde un punto de vista deportivo, con mucho apego al ciclismo, actividad que estimula la creación de esta entrada. Además del Club Ciclista Caspolino, institución que trabaja mucho en favor de la cantera, natural de Caspe es el campeón mundial de biketrial Abel Mustieles. Una ciudad donde la Orden de San Juan de Jerusalén gozó de mucho poder. La Ciudad del Compromiso. Y también la urbe donde Adidas cuenta con un gran almacén en España. [Mapas ViaMichelín]

Caspe. Heráldica municipal.

Caspe. Caminamos desde la plaza de Aragón por las calles Gumá y Santa Lucía. Junto a ésta última arranca la calle Mosén Antonio, antigua calle Alta, y encontramos este viejo edificio que, al menos parcialmente, y por lo que leíamos en algún lugar que no recordamos, parece que se corresponde con parte de la antigua iglesia de Santa Lucía. ¡Siempre será bienvenida cualquier aclaración!

Caspe. Ascendente calle Borrizo, fotografiada desde la concurrida Plaza Heredia. Otro espacio urbano de los muchos que nacen de la confluencia de calles de una traza urbana que no puede ocultar orígenes medievales.

Caspe. Plaza Heredia, cuya etimología está relacionada con Juan Fernández de Heredia, Gran Maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén y hombre fuerte de la corte de Pedro IV de Aragón.

Caspe. Práticamente vecina de la plaza Heredia, la Plaza de España. En el centro de la composición encontramos el edificio del ayuntamiento, ubicado en una construcción del siglo XIX.

Caspe. Junto al ayuntamiento, ese arco bajo la Casa Piazuelos Barberán (siglo XVII), o simplemente Casa Barberán, permite conectar la plaza de España con la calle Médicos.

Caspe. Comenzamos a remontar la calle Mayor desde la Plaza de España. A mano derecha nace la calle Mártires, empinada rúa dominada por las escaleras y que ofrece estos entornos.

Caspe. Llegamos a la plaza del Compromiso, uno de los espacios urbanos más importantes de la población. Aquí vemos un grupo de viviendas levantado en uno de sus costados.

Caspe. Plaza del Compromiso. ¡Qué hermosura de nombre! ¿O no? En todo caso hace referencia a un importante episodio histórico acaecido en Caspe allá por 1412, cuando el fallecimiento de Martín I El humano sin hijos generó un acuerdo entre los reinos de Aragón, Valencia y el Principado de Catalunya para entronizar al Trastámara Fernando de Antequera, futuro Fernando I de Aragón, dentro de una lista de seis candidatos. El tema del compromiso está sumamente arraigado en la población, hasta el extremo de que todos los años, en verano, vecinos y voluntarios afrontan una representación teatralizada del citado compromiso.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar y el entorno de la plaza del Compromiso, contemplados desde las traseras de esta monumental fuente.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar. Espectacular templo levantado en el siglo XIV, sobre una antigua mezquita; un templo que ha sufrido muchísimos avatares durante la historia, especialmente durante una Guerra Civil en la que se perdieron parte de sus riquezas escultóricas y artísticas.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar.



Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar. La titular del templo.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar. Detalles ornamentales del templo.

Caspe. La plaza del Compromiso y sus edificios circundantes, contemplada desde los accesos a la colegiata de Santa María la Mayor del Pilar, una zona de la población que bajo el control de la Orden de San Juan llegó a ser una auténtica "acrópolis" con iglesia, castillo y convento.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar. Una foto tomada desde la calle San Cristóbal. A la izquierda se encuentran los restos del palacio-castillo del Baylío, conocido como castillo del Compromiso.

Caspe. Calle del Carmen.

Caspe. Calle de San Cristóbal.

Caspe. Vistas de los campos vecinos desde la calle Ronda del Bailío. En el vídeo bajo estas líneas veremos además los restos del antiguo castillo del Bailío, fundamental sede en el Compromiso de Caspe.



Caspe. Escultura de Juan Fernández de Heredia, ubicada en los Jardines del Compromiso y obra de José Suñé.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar. El campanario.

Caspe. Colegiata de Santa María la Mayor del Pilar, contemplada desde los Jardines del Compromiso.

Caspe. Mausoleo romano ubicado junto a la colegiata Santa María Mayor del Pilar, en el espacio ajardinado que se extiende junto al templo y en las cercanías de la plaza del Compromiso: los Jardines del Compromiso. Este mausoleo, Mausoleo del Miralpeix, no está en su ubicación original. Con las obras del embalse de Mequinenza, estos restos que se encontraban junto al río Ebro fueron trasladados hasta Caspe allá por 1962 para que no fueran tragados por las aguas. Los habitantes de Caspe le conocen popularmente como el templo romano.

Caspe. Indicaciones en la (así conocido hasta 1924) calle Tudón, junto a la plaza del Compromiso y los Jardines del Compromiso. La actual nomenclatura en el callejero es la de calle Pellicer.

Caspe. Calle Pellicer.

Caspe. Caminamos a la altura del número 24 de la calle Pellicer y en esta rúa, y en general en todo el casco viejo caspolino, encontraremos contrastes como el aquí reflejado.

Caspe. Calle Garia.

Caspe. Viviendas en la calle San Agustín.

Caspe. La calle Nueva, vista desde la calle Fernando el Católico.

Caspe. Calle Santa Quiteria. Monolizo en el centro de esta plaza.

Caspe. Vista del casco urbano de la población desde las últimas casas de esta zona, rumbo a la meta de la primera etapa de la Vuelta a Aragón 2018, con final en el Cabezo de Monteagudo.

Caspe. Los paisajes de la vega del cercano río Ebro.

Caspe. Accidentes geográficos vecinos a las población.

Caspe. La Torre de Salamanca, curiosísimo monumento en un flanco del Cabezo de Monteagudo que preside esta zona de la población. La Torre de Salamanca, también conocido como Fuerte de Salamanca, es una infraestructura militar que nació en el último tercio del siglo XIX, en el marco de la última Guerra Carlista y bajo el impulso del general burgalés Miguel de Salamanca, futuro Capitán General de Cuba y responsable militar de toda esta zona durante el conflicto carlista.

Caspe. La Torre de Salamanca, curiosísimo monumento en un flanco del Cabezo de Monteagudo que preside esta zona de la población. La Torre de Salamanca, también conocido como Fuerte de Salamanca, es una infraestructura militar que nació en el último tercio del siglo XIX, en el marco de la última Guerra Carlista y bajo el impulso del general burgalés Miguel de Salamanca, futuro Capitán General de Cuba y responsable militar de toda esta zona durante el conflicto carlista.

Caspe. Ermita de Santa María de Horta. Este sencillo y hermoso templo es hijo de otra mudanza por una cuestión de crecidas. De origen medieval, levantado entre los siglos XII y XIII, los restos de la ermita se encontraban a unos 3 kilómetros de la población. Una crecida en las aguas del embalse de Mequinenza, allá por 1973, afectó gravemente a lo restante de todo el recinto, por lo que se optó por trasladarlo a otra ubicación y acometer una profunda restauración.

Caspe. Ermita de Santa María de Horta. El ábside. Este sencillo y hermoso templo es hijo de otra mudanza por una cuestión de crecidas. De origen medieval, levantado entre los siglos XII y XIII, los restos de la ermita se encontraban a unos 3 kilómetros de la población. Una crecida en las aguas del embalse de Mequinenza, allá por 1973, afectó gravemente a lo restante de todo el recinto, por lo que se optó por trasladarlo a otra ubicación y acometer una profunda restauración.



Caspe. Paisajes cercanos a esta población zaragozana, fotografiados desde un pequeño pinar existente en la amesetada cima del Cabezo de Monteagudo.

Caspe, desde el Cabezo de Monteagudo.

El casco urbano de Caspe, en otra imagen tomada desde el Cabezo de Monteagudo.

Caspe. Paisajes cercanos a esta población zaragozana, fotografiados desde la amesetada cima del Cabezo de Monteagudo.

Varios operarios ultiman los detalles de la línea de llegada de la primera etapa de la Vuelta a Aragón. La ronda ciclista autonómica, cuya primera edición se remonta a 1939, se consolidó durante las décadas de los años ochenta y noventa del siglo XX, para conocer el cambio al siglo XXI y disputar su última edición en 2005. En 2018 fue recuperada por la Federación Aragonesa de Ciclismo, con tres etapas en el programa. El primer día, en una etapa de 180 kilómetros que partió de Teruel, se llegó hasta Caspe; y concretamente hasta el denominado Alto del Castillo. En esa etapa el alavés Jon Aberasturi firmó la primera victoria como conjunto profesional continental del equipo Euskadi-Murias.

Un auxiliar del equipo ciclista continental Polartec-Kometa (denominación en 2018 del Kometa Cycling Team) aguarda la llegada de los ciclistas para repartirles agua, alimento, algo de ropa de cambio e indicaciones sobre el lugar donde se encuentra el autobús de la formación para acicalarse, cambiarse y marcharse al hotel.

Caspe. Noria ubicada en las cercanías de la ermita de Santa María de Horta y la icónica Torre de Salamanca. Este 'Alto del Castillo', este monte, tiene una cumbre amesetada donde proliferan espacios ajardinados y de esparcimiento para la población local, aunque por una de sus vertientes comparte vecindad con un polígono industrial de que recibe también ese nombre: "del Castillo".

Caspe. Vista de su casco urbano desde las proximidades de la ermita de Santa María de Horta. Y también vista, por qué no realzarla, de los paisajes vecinos a la cuenca del río Ebro, todo ese llamado "Mar de Aragón".



Caspe. Efecto ojo de pez sobre la Torre de Salamanca, un curiosísimo monumento que bien puede alimentar la idea de que se trata del castillo que pone nombre al cerro. La Torre de Salamanca, también conocido como Fuerte de Salamanca, es una infraestructura militar que nació en el último tercio del siglo XIX, en el marco de la última Guerra Carlista y bajo el impulso del general burgalés Miguel de Salamanca, futuro Capitán General de Cuba y responsable militar de toda esta zona durante el conflicto carlista.

Caspe. Escultura de un yelmo coronado por un dragón en los alrededores de la Torre de Salamanca. Se trata de la escultura urbana "Cimera de Pedro IV".

Caspe. Torre de Salamanca. Desde cierto punto de vista, se puede considerar que este fuerte es el último de los castillos, en cuanto a fecha de construcción, de todos los existentes en Aragón.

Caspe. Regresamos al casco urbano y dejamos atrás la Torre de Salamanca, que nos despida con una planta como la de esta imagen.

Caspe. Calle Hilarza. En esta zona de la urbe, una zona con una altísima densidad de calles y plazas, es muy fácil encontrar curiosísimos contrastes entre diferentes fachadas. Unas más modernas, otras más tradicionales, unas más estéticas, otras más funcionales, algunas más vetustas, otras no tanto, algunas muy bien cuidadas, otras bastante poco...

Caspe. Calle Hilarza.

Caspe. Plaza de San Roque. Irregular espacio urbano, uno de los más curiosos y antiguos de la ciudad, en el que se encuentra la ermita del mismo nombre, templo del siglo XVIII, morada del patrón de la localidad e inspirador de fiestas patronales, a mediados del mes de agosto de cada año.

Caspe. Ermita de San Roque, una de las varias que se encuentran diseminadas por su casco urbano pero al mismo tiempo la más importante por albergar la imagen del patrón de la localidad.

Caspe. Arco junto a la ermita de San Roque que conecta la plaza homónima con otros espacios de la ciudad a través de este estético callejón.

Caspe. Dentro de su casco urbano nos encontraremos con algunos enclaves en los que las rocas preexistentes fueron absolutamente integradas en la disposición de calles y casas, como en este ejemplo que encontramos en la calle Fayón Alto, en las cercanías de la ermita de San Roque.

Caspe. Calle Fayón Alto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario