La capital del asado está en Segovia y se llama Sacramenia (diciembre de 2010)



Para empezar, una máxima contundente, de esas que desafían a las ideas preconcebidas. El mejor cordero asado no se come ni en Peñafiel ni en Sepúlveda, dos grandes ejemplos cercanos. No. El mejor, y eso lo saben todos los lugareños, se disfruta en Sacramenia, al norte de la provincia de Segovia, cercano a tierras pucelanas y burgalesas. Hasta algunos vascos se pegan una buena “pechá” de carretera para disfrutar de sus hornos de leña o adquirir la materia prima con la que seducir a los de la sociedad gastronómica. No lo decimos nosotros, pero nos hemos ahorrado el entrecomillado. La idea la expone la propietaria, amabilísima, de la tienda de productos típicos de la Plaza del Generalísimo. Afirma, además, que su aseveración la avala que el sabor de es tan intenso que agrada hasta los pocos o nada amantes de la carne ovina. ¡Qué pensaría sino el austero eremita san Juan de Pan y Agua!


El campanario de San Martín de Tours y la entrada a un patio donde guardar aperos de labranza.


Aires piramidales en el Cerro de San Miguel.


El Cerro de San Miguel, con las ruinas de su ermita (izda) y el pueblo a sus pies.


La plaza del Generalísimo.


Un carámbano de hielo cae desde una tubería de PVC que hace las veces de desagüe de agua de un rústico tejado.


En el lado izquierdo de la plaza, dos viejas construcciones típicas.


Vista desde la ventana superior de la Casa Rural de El Herrero.


La Travesía al Calvario (izda) y la calle Subida al Ayuntamiento (y también a la Iglesia de San Martín de Tours, derecha), se juntan en esta esquina.


Curiosa decoración: botellines de cerveza cuelga, como fanalillos de feria, de una de esas vides que techan patios para dar fresca sombra en verano.

Algo puede intuirse uno cuando una mañana de sábado o un viernes por la noche se encuentra un generoso parque automovilístico en la entrada del pueblo. Y no porque, como pasó en 2008, a un tal conde Lequio le dé por casarse aquí cerca. Una cola de coches, recuerda nuestra informante, que en la época en la que no había crisis, que también se nota lo suyo, llegaba hasta las afueras. No había rincón sin coche y convertirse en comensal requería de cita previa. Y mucha antelación. Algo también puede intuirse cuando la carnicería de Sacramenia, Maribel (921 52 70 58), dispone de un horno de leña y ofrece en unas estancias anexas un pequeño salón. Al lado de Maribel, la carnicería-restaurante, otra combinación no menos sorprendente: la de Milagros, una pescadería-frutería según reza su toldo.


Una vieja puerta.


Casas de aires nobles y la iglesia de San Martín de Tours.


Rehabilitada fachada castellana de rancio abolengo y cierto aire señorial.


San Martín de Tours (derecha) y el ayuntamiento de Sacramenia.


San Martín de Tours.

Sacramenia, empero, es más que una generosa cocina. Es tierra de labor, como no puede ocultar el concesionario de tractores que nos recibe antes de llegar a la atípica plaza principal, esa de intenciones redondas pero concreción de embudo y cruce. También es tierra de heladas y nieve habitual en invierno, grajos que vuelan bajo, riberas arboladas (la del arroyo de la Vega) y escolta montañosa. Porque el pueblo crece a los pies de una montaña de aires piramidales y allí aglutina y reparte los servicios principales de la comarca. Así, allí tienen farmacia, escuelas, taller, centro médico permanente, casa cuartel, estanco-prensa-chucherías-bazar, tres bancos y tiendas de electrodomésticos. Añádanle los negocios antes vistos, piensen en varios bares (Calzada, Pepe, Fama), algo de industria agroalimentaria (Embutidos Mary y Luisa, dos cuñadas al frente de una firma artesanal que vende 5.000 kilos al año) y hasta un restaurante-hostal (Mesón González). Mucho más de lo que podría pensarse. Sorprende Sacramenia, la “capital” de la Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña, histórica institución que aglutina a 21 pueblos.


Otra vista de San Martín de Tours por la vertiente de su ábside.


Arco de acceso a la plazuela que rodea de San Martín de Tours.


Acceso a San Martín de Tours y su entorno por uno de los accesos con más solera de Sacramenia.


Contrastes entre muros de piedra, ventanas tapiadas y bancos metálicos, subvecionados por la caja de ahorros provincial, calzados con más ladrillos. ¡Cuántas tertulias habrán albergado!


Rústica puerta en la Subida al cotarro.


Vistas de Sacramenia desde la ventana superior de la Casa Rural El Herrero.


Dos accesos con encanto rústico.


Un banco, junto a lo que parece un pequeño palomar. Buenas vistas de la "pseudo" meseta. ¡Ancha es Castilla!


Bodegas domésticas. La ribera del Duero

En el monte, el cerro de San Miguel, las ruinas de una ermita románica, también San Miguel, le aportan cierta nostalgia a una vista panorámica. En el cerro hubo un tiempo en el que una fortaleza protegía la plaza. Estamos en Castilla y por aquí existió una frontera entre dos culturas, tierras en las que el temido Almanzor hizo y deshizo. Apenas se intuye el emplazamiento de ese ¿castillo? No muy lejos, unos tres o cuatro kilómetros, el Monasterio de Santa María la Real, el también llamado Coto de San Bernardo, en todo caso un monumento nacional desde 1931.A él le debe el pueblo su génesis en el siglo XII. Sacramenia, de algún modo, también es tierra de vinos. La orografía todavía no es rica en vides en esta zona, pero sí permite la existencia de bodegas y lagares excavados en la roca del cerro. Es costumbre en estos pagos disfrutar de los caldos de Baco, abanderados de las bondades de los buenos caldos.


Arquitectura popular castellana.


Otro bonito rincón.


Una combinación un tanto sorprendente: ¡Pescadería frutería!


Nevado paisaje castellano.


Unos paseantes caminan por los alrededores de Sacramenia con el pueblo y su monte al fondo.


Arroyo de la Vega, afluente del río Duratón.


Otra foto del arroyo de la Vega.

El entorno de la Iglesia de San Martín de Tours, calles adentro a media ladera y junto al ayuntamiento, en todo caso a dos patadas de la plaza principal, es bastante sugerente. La iglesia, de origen románico y reducida a una nave única durante el siglo XVIII, destaca por su retablo barroco y su pila bautismal románica. En algunas calles podremos encontrar viejas, típicas y recuperadas construcciones castellanas. No será el caso en una vía de curiosísimo nombre: la subida al cotarro. Sugerente, al menos. Tampoco es el supuesto de la
Casa Rural El Herrero, pese al escudo heráldico que preside su parte superior. El Herrero (calle del Río, 7; contacto: 677 402 722) es una casa moderna, bien equipada y con un comedor techado con una cristalera que nos permitirá desayunar viendo el azul radiante de las soleadas mañanas castellanas o la resaca de una noche de nieve y frío. Según el caso.


Fachada de la Casa Rural El Herrero. Parte superior.


Sala de estar de la
Casa Rural El Herrero.


Rincón ornamental de la primera de sus tres bien distribuidas plantas.


Una vista desde el comedor de techo acristalado.


Detalle de la cubierta interior, a dos aguas y rústica.

18 comentarios:

  1. Más bien, capital del lechazo, no? Porque asar, lo que se dice asar, puede haber varias opciones.

    ResponderEliminar
  2. No estoy nada de acuerdo en lo del mejor cordero. No es por barrer para casa pero el que se come en la cercana Torrecilla del Pinar nada tiene que envidiar al de Sacramenia. Por otro lado, cuando mencionas que es pueblo de vinos has olvidado hacer mención a uno de los negocios potentes del pueblo: Bodegas Zarraguilla ( http://www.bodegaszarraguilla.es/ )

    ResponderEliminar
  3. Por cierto viendo la fotografia del banco y lo que dices del palomar*. Creo que eso no es un pequeño palomar, eso es una chimenea de una bodega pero no de humo si no de respirar para que haya tanta humedad.

    ResponderEliminar
  4. Primero, gracias por vuestros comentarios.

    Anónimo 1: magnífico apunte. Quede tu comentario como reflejo de esa capitalidad del lechazo. Como somos de otra carne, nada de género ovino, ampliamos la consideración. Una licencia un poco arriesgada, u osada tal vez. Agradecemos por ello tu indicación.

    Serpal: comentar que el hilo argumental de esta entrada parte del comentario de una mujer que vive allí. Nos gustó su seguridad y la forma de hacer patria chica para hablar de Sacramenia. En todo caso, lo importante

    Anónimo 2: es posible que así sea, de ahí que en el pie de la foto se indique que parece. Si es una chimenea, era la única de este estilo en todo el conjunto de bodegas no sólo de Sacramenia, sino en otros pueblos. Sí habíamos vistos palomares parecidos en otras zonas de Zamora y sur de León y manejamos esa posibilidad. Profundizaremos.

    ResponderEliminar
  5. En la avenida Padre Claret 16 (la calle que desde la plaza del acueducto asciende por el lado derecho) de Segovia capital encontramos el otro día el Horno de Asar Restaurante Maribel, donde publicitan "carnes de Sacramenia". Y me acordé de vuestro blog. ¡Hasta cogí una servilleta y todo para anotar aquí los teléfonos! Barra: 921 44 11 41 / Cocina: 921 43 19 76.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Restaurante Maribel en Segovia, es de los herederos de Maribel, la persona que creo el restaurante Maribel de Sacramenia, que luego vendió a las actuales propietarias. Aquí también podrás disfrutar de un excelente asado como el de Sacramenia, pero en mejor local y no tan agobiante como el del pueblo

      Eliminar
  6. La verdad que el asado de sacramenia es el mejor que he probado en la vida, y mucho mas si lo comes en el horno de asar maribel.
    yo me quede fascinado, nunca probe algo igual..
    es impresionante, se lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  7. EL que se puede comer en el Mesón Los González (que tambien es carnicería) es muy bueno. Hay más opciones aparte del que se puede comer en Maribel.En cualquiera de los dos sitios, se comes estupendamente. Como apunte para el tema de los terminos, decir que alli al lechazo tambien se le llama asado a secas. Cuando encargas "un cuarto de asao", todo el mundo sabe lo que quieres.

    ResponderEliminar
  8. Todo es mentira:


    SEPÚLVEDA: CAPITAL MUNDIAL DEL CORDERO ASADO

    ResponderEliminar
  9. Marcelo Bielsa, técnico del Athletic, dijo ayer esto: "Es más importante certificar las cualidades que presumir de ellas y el gane natural no es propio del fútbol actual". Se refiere al fútbol, pero podría valerle al "educado" del comentario anterior. Menuda imagen alimenta de la maravillosa Sepúlveda... Por cierto, blogueros, ¿cuándo váis a escribir de Sepúlveda?

    ResponderEliminar
  10. Sin entrar a polemizar sobre el lechazo, si quiero aclarar que en Castilla la combinación frutería-pescadería era de lo mas habitual y me choca que a estas alturas nadie lo haya comentado

    ResponderEliminar
  11. No es un palomar, es una Lucera para dar respiración a las bodegas

    ResponderEliminar
  12. Sacramenia tiene un entorno y una historia maravillosa. Es parte de la ruta del románico, y se come divinamente (Para quien no lo conozca se pueden encontrar casas rurales muy económicas y bonitas desde 20 € http://www.circulorural.com/rurales-segovia/sacramenia-segovia )

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. En Mannix son unos bordes, se lo tienen muy creido y el vino de Zarraguilla, que me perdonen pero es bastante corriente

      Eliminar
    2. la verdad que decir que el vino zarraguilla es batante corriente es decir que no lo has probado o no tienes mucha idea (a decir de la gente que lo prueba habitualmente) y bodegas zarraguilla tiene unas cuantas marcas como "Zarraguilla,Vennur;Segoviano,Reserva de martin ó Z-37" entre otros lo cuale algunos de ellos tienen batantes buena calificacione de expertos.Por cierto en Sacramenia tambien se puede comer un muy buen asado en el " Restaurante Hnos.Garci"que esta en la plaza.

      Eliminar
  14. Casa Pablito, en Corral de Ayllón, vayan, pruebenlo y luego hablamos.

    ResponderEliminar