Al Monasterio de Tentudía, techo de la provincia de Badajoz, en bicicleta desde Calera de León


Monasterio de Tentudía. Ubicación geográfica de este hermoso enclave extremeño, el punto más alto de la provincia de Badajoz con sus poco más de 1.100 metros de altitud. Un techo prácticamente fronterizo con Andalucía a través de su provincia de Huelva. Es una zona de sierras y pequeños montes, estertores de Sierra Morena, de gran belleza paisajística y enorme riqueza faunística y medioambiental; un enclave maravilloso (no exento de dureza)para la práctica de todo tipo de ciclismo. Aquí apostaremos por el de carretera y por eso aprovechamos la magnífica altimetría elaborada por Cristóbal Bernal, Juanto Uribarri y Ander Guaza en la indispensable web de Altimetrias.com, la que nos avisa de una subida de 8,5 kilómetros a una media del 4,5% con rampas máximas, muy puntuales, del 12%. Una ascensión muy asequible. Partiremos de la población de Calera de León, la que quizás tenga más vínculos con esta montaña. Calera de León se encuentra, cosa curiosa, más cerca de Sevilla que de Badajoz, aunque pertenece a esta segunda y dista de ambas más de 100 kilómetros. Nuestro admirado José Ramón Alonso de la Torre escribió hace unos años un magnífico reportaje titulado "Tentudía, la virgen de los andaluces". [Mapas VíaMichelín]

Calera de León, la Cúriga romana y la Al-Caxera musulmana. Iglesia de Santiago Apostol. Un templo de dimensiones majestuosas junto al que establecemos el kilómetro cero de esta ruta. Su nombre no es casual, en absoluto. Esta población fue un importantísimo centro de poder de la Orden de Santiago durante centurias, ejerciendo de hecho como su capital provincial en cuestiones de la Orden. Un poder ganado, con las armas, y la venia real, durante la Reconquista. Se comenzó a finales del siglo XV y se finalizó ya en el XVI.

Iglesia de Santiago Apostol de Calera de León. Acceso lateral. La iglesia no es un edificio aislado, sino que se integra en un recinto más amplio donde se encuentra la Conventual Santiaguista, la antigua residencia de los miembros de la orden establecidos en Calera de León. Un centro de poder, que llegó a albergar centros de estudios, con un maravilloso claustro.

La parte más baja de todo el recinto de la Conventual de Calera de León, allí donde la orografía dibuja una fuerte pendiente hacia el Callejón del Agua, el muro cuenta con esta estructura defensiva en su esquina. La Orden de Santiago, fiel a su vertiente militar. Su maestre Pelayo Pérez Correa, portugués de nacimiento, encabezó a sus tropas en la victoria sobre los musulmanes donde la divinidad mariana, tras los ruegos castellanos, aplazó el ocaso que permitió concretar la victoria. "Santa María, detén tu día", que solicitó Pérez. Una máxima que inspiraría una denominación para el futuro templo donde se agradecería el éxito militar... La Orden de Santiago, dominadora de todos estos entornos, fue la que concretó en 1248, con la toma del castillo de Montemolín, la reconquista de todo el suelo extremeño.

Monumento de Interés Histórico Artístico Nacional, profundamente restaurado, la conocida como Conventual (Conventual Santiaguista de Tentudía) no deja indiferente a la vista con esta fisonomía que se asoma al conocido como Patio Meridional.

Calera de León. La Conventual. Detalle de su fachada exterior en la Calleja de la Iglesia.

Hermosas panorámicas sobre las serranías cercanas las que se disfrutan desde este patio exterior de la Conventual, el patio meridional. Este espacio acoge espectáculos y representaciones. Desde hace unos años, a mediados de agosto, aquí se puede disfrutar de "El milagro de Tentudía". Con actores de la población e interesantes caracterizaciones.

La antigua EX-103 atravesaba el casco urbano de Calera de León y en sus afueras, a mano izquierda, arrancaba la subida al Monasterio de Tentudía que quedaba indicada como se muestra en esta foto. Lástima de esos cubos de basura que afean la vista. E incluso el recordatorio de que nos encaminamos hacia un santuario mariano. El monasterio de Tentudía, monasterio por orden papal, cuna de la patrona local, es la plasmación de una victoria bélica sobre los musulmanes en la campaña bélica de Fernando III que le llevaría hasta Andalucía. La Orden de Santiago, con Pelayo Pérez al mando, concretó ese triunfo y erigió en ese lugar un pequeño templo. Ese pequeño templo acabó convirtiéndose en un conjunto monástico de gran poder que llegaría a convertirse en un centro de estudios de humanidades de gran prestigio y vigencia (pues llegó a conocer el siglo XIX).

Calera de León. Ermita de Nuestra Señora de los Dolores. A las afueras de Calera de León, en la ruta hacia Tentudía.

Calera de León. Ermita de Nuestra Señora de los Dolores.

Cruce. Precaución aquí. Unos cuantos centenares de metros después de coger el desvío que nos indica la dirección hacia el monasterio, la vieja BA-V-3002 es atravesada por la nueva EX-103 que ahora sirve de "circunvalación" a la población de Calera de León. Una nueva carretera en servicio desde 2011 que suavizó pendientes, moldeó curveos, que aumentó anchuras en su plataforma y mejoró ostensiblemente el firme y la señalización.

La carretera BA-V-3002, que conecta ahora sí que sí sin interrupciones, la población de Calera de León y el Monasterio de Tentudía. En esta zona cuando nieva, y no es tan tan tan raro, esta carretera puede ser cortada al tráfico.

"Prohibido tirar nada". La rotundidad más absoluta.

Calera de León, contemplado entre dos olivos de una pequeña explotación agrícola y ganadera ubicada junto a la ruta que sube hasta Tentudía. Nótese cómo destaca el conjunto de la iglesia de Santiago Apostol y la Conventual.

Una piara de jóvenes cerdos. Las dehesas y los campos de estas serranías alimentan una importante representación de estos miembros de la cabaña ganadera. En el cercano Monesterio, sin ir muy lejos, se concentran varias industrias vinculadas al cerco ibérico. Desde el pueblo, de hecho, y con apoyo provincial y regional, en busca de un hecho diferencial en los tiempos de la máxima competencia, se apuesta po una marca: Jamón de Monesterio. Detrás de esta denominación, y de esta población, incluso se encuentra todo un museo especializado en el jamón ibérico: Museo del Jamón Ibérico.

Paisajes adehesados.

Los primeros kilómetros de la ruta hacia Tentudía nos permiten ir ganando altura, aunque no de una forma progresiva. Durante tres kilómetros se alternan repechos y bajaditas. La carretera está perfecta y apenas hemos dado con un coche muy muy respetuoso.

Los accesos a algunas propiedades le dan un aire más pudiente.

La dehesa de alcornoques y encinas coge el testigo de los olivares, higueras y algún que otro frutal que se extienden en los campos de las inmediaciones de Calera de León.

Un repecho que esconde un 10%...

Los paisajes adehesados junto a un repecho puñetero.

Paisajes serranos.

Bifurcación. Unos metros más atrás se da la circunstancia de que en el horizonte sólo se ve el repecho cementado de la derecha y se le intuye muy empinado. Hasta se agradece la aparición del giro a la izquierda que sigue la ruta hacia Tentudía... Entramos en la parte más sostenida de la ascensión.

Paisajes de la ascensión a Tentudía en la zona donde la pendiente se estabiliza en un 6%.

Dos ciervos... Y varios tipos de vegetación en la montaña.

Existen montañas donde manda un tipo de árbol muy concreto. En Tentudía no es en absoluto el caso.

Tentudía. Sombras. Comenzan a cambiar los árboles de nuestro costado. Aquí, un pequeño tramo con nogales.

De la carretera parte una pista que presenta este cartel: Puerto de las Cruces. Un camino tradicional, otro de los viejos pasos por estas sierras, de la zona.

Llegamos a los pinares de repoblación. Atrás hemos dejado, también, a nuestra derecha, un recinto vallado donde se instaló un centro de cría del conejo.

Escenas de la subida a Tentudía.

Una nueva pista nace descendente a nuestra izquierda, en sentido subida, y está "engalada" por un cartel algo desvencijado que publicita las Cabañas de Tentudía, un conjunto de ocho cabañas serranas asentadas entre bosques de pinos y castaños. "El secreto mejor guardado del sur de Badajoz", su eslógan.

Esa pista que conduce a las cabañas se introduce en un gran monte de uso comunal que vertebra muchas rutas senderistas indicadas en esos paneles.

Paisajes de Sierra Morena contemplados desde la ascensión a Tentudía. Realmente hermosos.

Monte de Utilidad Pública número 1, Tu día, en las faldas de la montaña.

Dos esbeltísimos pinos casi mellizos.

Cruce con la carretera que lleva hasta Cabeza la Vaca y que conecta con la que viene desde Calera de León a unos dos kilómetros de la cima. Cabeza la Vaca también mantiene un fuerte vínculo con estas sierras; en una faceta deportiva, por ejemplo, se organiza el Trail Sierra de Tentudía o la exigente y célebre marcha de mountain bike Titan 5 Miles. Esta carretera que viene desde Cabeza la Vaca también cuenta con una interesante altimetría para todos los amantes del cicloturismo...

Cruce entre la carrera de Calera de León y Cabeza la Vaca, dos rutas que comparten los últimos dos mil metros de peregrinar hasta la cumbre de la montaña.

Subida a Tentudía. Sombras refrescantes.

Una fuente sin líquido elemento...

Subida a Tentudía.

Inicialmente atribuíamos a esta montaña cercana al Cerro de Tentudía la identidad de la Cumbre de los Bonales, donde se encuentra la montaña más alta de la provincia de Huelva, pero realmente se trata de otro monte por encima de los mil metros que también está muy cerca de ambos: El Labrado (1.053 metros). La antena lo hace inconfundible. Los Bonales, que desde esta vista no se aprecian bien, quedarían detrás por el flanco derecho.



La subida a Tentudía presenta un aspecto muy interesante: su variedad en lo que a vegetación se refiere. Aquí, en el tramo que pedalearemos entre pinares. Y en una zona donde también hay alguna que otra "calva".

La subida a Tentudía presenta un aspecto muy interesante: su variedad en lo que a vegetación se refiere. Aquí, en el tramo que pedalearemos entre pinares. Y en una zona donde también hay alguna que otra "calva".

Nos enamoran estas vistas serranas sobre todos estos parajes de gran belleza y más valor medioambiental.

La preeminencia de Tentudía nos regalas magníficos acercamientos visuales alos entornos.

Amplias panorámicas.

Campos extremeños de marcado acento serrano que se extienden entre Calera de León y Cabeza la Vaca. Y en los que, en las lejanías, pueden intuirse otras poblaciones...

Cuando nos quede, más o menos, un kilómetro para alcanzar la cumbre de la montaña, entraremos en una zona de densas y refrescantes sombras (cómo se agradecen en verano) alimentadas por robles. La foto está tomada en la bajada, por lo que la ruta hacia el monasterio queda a nuestras espaldas.

De camino hacia el monasterio, el cual queda montaña arriba a nuestra derecha, alcanzamos una señal que nos avisa de que estamos en un "paisaje pintoresco". Y sí, es así, no se equivoca en absoluto desde nuestro punto de vista.

Vistas panorámicas entre un pequeño claro del robledal que flanquea en la parte alta la carretera al santuario.

Señal que nos avisa de la posibilidad de nieve. Posibilidad real en temporada invernal que en ocasiones deja imágenes coquetas o, como capta aquí Juan Carlos Delgado Expósito en su Gurupéndola, sencillamente espectaculares.

El embalse cercano a Monesterio y Calera de León, conocido como Embalse de Tentudía. Su bóveda de gravedad, cruzada de lado a lado por la carretera EX-103, aprovecha las aguas del río Bodión y calma la sed de los pueblos de la zona, concretamente a los once que forman la Mancomunidad de Tentudía y también a la población de Calzadilla de los Barros, sin olvidar que es un coto muy visitado por los pescadores. Su construcción concluyó en 1985.

Señales que avisan...

Entre los árboles, el Bar Restaurante El Balcón de Tentudía. Luego hablaremos sobre él.

Llegamos a lo alto de la montaña. Estos carteles nos avisan de que estamos prácticamente ya ante el Monasterio de Tentudía, como vamos a comprobar. Curioso nombre y curiosa montaña. El origen está en una batalla entre cristianos y musulmanes, en el marco de la Reconquista. Su resolución no estaba clara y se acababa el día. Pelayo Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, a la postre el gran mando de las tropas en esa batalla, le pide a la Virgen María un favor: que no anochezca. Y de ese "Santa María, detén tu día", estas nomenclaturas. Y también un monasterio que acabó siendo el que hoy vemos (o vamos a ver).

Ornamento en azulejería sobre el monasterio impulsado por la Mancomunidad de Tentudía.

Monasterio de Tentudía. Una última curva nos muestra por fin este peculiar recinto con aires de fortaleza y más de 800 años de vida. Sorprende su fisonomía, sin duda; y atrae más. Pero más aún lo hace su ubicación y las vistas maravillosas, impagables, que regala ésta.

Monasterio de Tentudía. En sus cercanías se encuentra el Bar Restaurante El Balcón de Tentudía, que el día de nuestra última visita estaba "cerrado" pero con gente: el motivo, labores de pintura. En su perfil en la red social Facebook nos recuerdan que abren todos los días de la semana excepto los lunes, el mismo día en el que el monasterio permanece cerrado.

Monasterio de Tentudía. Esa última curva antes citada nos deja de manera inmediata en las inmediaciones de un monasterio que no sólo salta a la vista, sino que también está presentado por este rótulo indicativo.

Monasterio de Tentudía. La carretera BA-V-3002 literalmente acaba en las cercanías de esta suerte de explanada (que realmente no es tal, pero sí al menos se trata de una cumbre muy amable) donde se asienta esta maravilla; una cima amesetada que es la más alta de toda la Provincia de Badajoz. Aquí reside la que es la patrona de Calera de León y de toda la comarca.



Monasterio de Tentudía. En su entorno y el del restaurante El Balcón, este pilar engalanado con azulejería.

Monasterio de Tentudía. Restaurante El Balcón y, en primer plano, otro punto de agua.

Monasterio de Tentudía. Vista lateral, asentado en lo más alto de esta montaña de 1.108 metros. Hermosísima planta. Y un interior no menos interesante. El retablo mayor, de Niculoso Pissano, es una joya que bebe de lo mudéjar y de lo renacentista.

Monasterio de Tentudía. Almenas. Un templo de estética castelaria.

Monasterio de Tentudía. Detalles constructivos. Ladrillos en el flanco oeste.

Monasterio de Tentudía. Una vieja ventana. De madera.

Monasterio de Tentudía. Detalle constructivo.

Monasterio de Tentudía. Contrafuerte.

Monasterio de Tentudía. La galería abierta, de llamativos arcos, que se intuye desde el exterior.

Monasterio de Tentudía. Y paisajes cercanos. Siendo subjetivos, es una preciosidad toda esta zona. El monasterio, todo un icono para la zona, también inspira un blog, el de la Hermandad de la Santísima Virgen de Tentudía, de Calera de León, "para todos los hermanos y amigos de nuestro pueblo y nuestra hermandad". Y tienes una revista oficial.

Monasterio de Tentudía. EStrecha ventana mudéjar bajo techumbre almenada.

Monasterio de Tentudía. Ventana.

Monasterio de Tentudía. Este conjunto arquitectónico de raíces mudéjares bebe de una ermita que se levantó en el siglo XIII para recordar la batalla y la ayuda de la Virgen. Ya en el XIV comienzan las ampliaciones hacia lo que podemos disfrutar hoy en día. La iglesia cuentan con dos capillas funerarias, una de ellas destinada a acoger los cuerpos de los Maestres de la Orden de Santiago, un pequeño claustro y una galería abierta en el lado este de todo el recinto.

Carteles informativos y elementos ornamentales para fomentar posados fotográficos de los susceptibles visitantes. Ni unos ni otros están en el mejor de los estados. A la derecha se intuye la enorme cruz de forja instalada en las inmediaciones del monasterio que dice en una placa: "Christus Deus Homo Vivit Regnat Imperat".

Hermosos paisajes para los ojos que encuentran en ellos la belleza. Escribe sobre estos pagos el genial bloguero soriano Sergio Tierno, en el marco del reto "Las 45 cimas": "Las serranías entre estas dos provincias [en alusión a Badajoz y Huelva] no alcanzan grandes altitudes ni poseen grandes desniveles, pero sí dan sensación de monte y hay numerosas caminatas señalizadas para quien desee permanecer unas horas".

Como antes ya se ha esbozado, la pequeña cadena montañosa donde se asienta el Cerro de Tentudía presenta otra particularidad: en sus proximidades esconde el pico más alto de la provincia de Huelva. Tal es la cercanía del límite provincial/autonómico entre Huelva/Badajoz, entre Andalucía/Extremadura. La llamada Cumbre de los Bonales tiene una primera cima, oriental, en suelo extremeño, a 1.059 metros, y otra occidental, a 1.053 metros y perteneciente al término municipal de Arromolinos de León, desde donde se acometen muchas excursiones. Es un recurrente destino senderista para los aficionados de esos pagos, como toda la zona en sí.



Vistas serranas desde el techo de la provincia de Badajoz, con un panel informativo sin información.

Vistas serranas desde el techo de la provincia de Badajoz.

[agosto de 2017]

1 comentario:

  1. ¡¡¡ Muy buen reportaje de la subida a este Monasterio que tantas veces he hecho !!! Lorenzo (Club Ciclista Sta. Isabel - Badajoz)

    ResponderEliminar